Petros, el pelicano del mar Egeo

A todo viajero que pise Mykonos, independientemente del tiempo que esté en la isla, le quedan guardadas serie de imágenes inconfundibles: las casas blancas de pintoresca arquitectura, los molinos de viento en el horizonte, el mar azul haciendo contraste, las espléndidas playas, los típicos bares, los barquitos pesqueros y el famoso pelícano Petros.

13
Mykonos, Grecia – Abril 2013

En este post, sólo voy a hacer mención de Petros, sin por eso querer restarle importancia a todos los demás rincones de la isla que también me encantaron.

Petros es todo una leyenda en el lugar, y toda leyenda tiene detrás una historia, o varias. Y en Mykonos pasa que hay tantas versiones como isleños. No vale la pena que les cuente todas porque en realidad, el viejo Petros se murió después de haber vivido más de treinta felices años junto a los habitantes de la isla mediterránea, y aunque haya discrepancia sobre el cómo llegó no es algo que altere ni su fama ni el aprecio que se le tuvo. Un dato a color que menciona lo famoso que era es que Jackie Onassis quedó tan encantada con él que envió dos pelícanos hembras para que le hicieran compañía. El pelícano que ahora fotografiamos los turistas como si fuese una celebridad, es Petros II, un plumífero que llevó un alemán para continuar la historia, por el 1986. Dicen que se lo encuentra siempre cerca de la Taberna de Paraportriani, yo recuerdo haberlo visto caminando por varios lugares y que no le molesta nada posar para las fotos…

14
Mykonos, Grecia – Abril 2013

Y aunque Petros II no sea mítico, les prometo que su presencia alcanza para sentir que estás ante un ser legendario… Tener el placer de apreciar de cerca a un animal -realmente- tan increíble que disfruta el contacto con las personas, para mi fue uno de los placeres más grandes que tuve en esta pequeña isla griega; además del yogurt.