Caminar el Glaciar Perito Moreno

La primera vez que estuve en El Calafate fue en el año 2010 por una protesta en contra de la usina de carbón que se estaba construyendo en Río Turbio, también en la provincia de Santa Cruz, y a escasos kilómetros de la única reserva de agua dulce que existe en el mundo: los glaciares. La estadía fue breve, porque al terminar la acción con el grupo ecologista que viajaba, tuve que regresar a la ciudad por mi trabajo. Esa fue la primera vez que me quedé con ganas de conocer el glaciar Perito Moreno.

La segunda vez que estuve en El Calafate, en enero del 2016, -aunque viajaba en plan mochila y con mi perro- me di el lujo de conocerlo. Tuve que dejar a Schopenhauer -mi jack russell terrier que ya había recorrido toda la Ruta Nacional 3- con una mujer que hasta ese momento no conocía, Silvia, una amiga de la mejor amiga de la mamá de mi mejor amigo. Sí, un chino. Silvia terminó siendo una genia, pero yo no lo supe hasta que volví a buscar a mi bebe de las garras de un extraño, casi cinco horas después. Esta fue la primera vez que me quedé con ganas de caminar sobre el glaciar Perito Moreno -y que dejé a Schopen con un extraño-; también fue la segunda vez en la vida que una maravilla natural me dejaba sin habla -las primeras fueron las Cataratas de Iguazú.

2
Glaciar Perito Moreno sobre el Lago Argentino, en el Parque Nacional Los Glaciares, Provincia de Santa Cruz, Argentina – Abril 2016

La inmensidad de la pared blanco tornasolado que tenía ante los ojos me helaba en todo sentido. Un glaciar es una masa gruesa de hielo que se origina por acumulación, compactación y recristalización de la nieve, y existen cuando cae más nieve en invierno de la que se evapora en verano. Yo eso lo sabía, lo había estudiando en derecho ambiental mientras cursaba en la facultad y había visto mil fotos del glaciar Perito Moreno, pero nadie me había dicho que se sentía tan imponente y espectacular.

El sonido ambiente desde las pasarelas del Parque Nacional Los Glaciares -mientras mirás el brazo Sur del Perito Moreno- es muy particular. Gobierna el silencio de a ratos, pero es interrumpido por algún comentario aislado de un turista, o por un súper estruendo esporádico de tres segundos. Como el glaciar no es más que agua, por más sólida que esté, se mueve, fluye, y eso origina desprendimientos a cada rato que suenan como si hubiese estallado la cuarta guerra. Así se forman los témpanos.

5
Témpanos del glaciar Perito Moreno sobre el Lago Argentino, en el Parque Nacional Los Glaciares, Provincia de Santa Cruz, Argentina – Abril 2016

La tercera vez que pisé El Calafate caminé sobre el glaciar Perito Moreno ¿Dicen que la tercera es la vencida, no? Esta vez lo fue, igual tengo que volver una cuarta porque existe un trekking de más horas que en su momento no me animé a hacer y hoy no tengo dudas de que puedo re disfrutar.

Silvia, la mujer que cuidó a Schopenhauer en mi anterior venida, trabaja de guía turística en este parque, y fue ella quién se encargó de gestionar dos lugares para el trekking sobre el glaciar. Este tercer viaje a El Calafate fue con mi mamá, sin el perro, sin el auto y sin plan mochila. Aclaro lo del plan mochila porque el trekking de una hora caminando sobre esta alucinante masa de nieve no cuesta menos de $1500 pesos argentinos (94 dólares estadounidenses ) por persona -y obvio la concesión del servicio sólo la tiene uno así que no está la opción barata- pero vale cada centavo.

La cosa fue así, un micro nos buscó por el hotel a las 7 de la mañana y nos llevó 30 kilómetros desde la ciudad de El Calafate hasta el estacionamiento del Parque Nacional Los Glaciares. De ahí estuvimos hora y media caminando por las pasarelas y nos dimos el lujo de almorzar con la pared mágica sonando de fondo (el micro nos volvía a buscar en dos horas). Hicimos un poco de tiempo en el estacionamiento mientras nos reparabamos del aire de frezzer y enseguida vino el micro que nos trasladó hasta un pequeño muelle de donde salía nuestro barquito que iniciaba la travesía.

13
De fondo se ve que ya había caído “el brazo rico” sobre el canal de los témpanos. Al frente los turistas que desembarcamos para caminar hasta donde se puede acceder a pie al glaciar Perito Moreno, en Parque Nacional Los Glaciares, Provincia de Santa Cruz, Argentina – Abril 2016

El barquito nos cruzó como si fuera del lado suroeste del glaciar a la parte noroeste. Ahí descendimos y caminamos un poco menos de un kilómetro por un camino agreste hasta donde el glaciar se apoyaba sobre la costa y te hace de alfombra de bienvenida.

Antes de dar rienda suelta a la emoción, el guía – de 1,85 mts, rubiecito de pelo largo y con menos de 30 años- nos avisa que hay que ponerse los crampones. Estoy segura de que son iguales a los que usó mi papá en el RIN 26 cuando hizo la colimba. Es más, deben ser esos… También estaba casi segura de que con el guía teníamos onda.

17
Mis botas sobre crampones arriba del glaciar Perito Moreno, en Parque Nacional Los Glaciares, Provincia de Santa Cruz, Argentina – Abril 2016

La sensación es divina. Me sentía una niña de 5 años en un parque de diversiones. No escuché ninguna de las indicaciones y, de hecho, me acerqué sin ningún reparo a donde estaban explicando que no había que acercarse. Después de que me retaron presté atención, y rescaté que EL tip era pisar en cuña (posición de esquís), cola para abajo, de a un pie por vez. No es nada difícil acostumbrarse al artefacto que abraza los zapatos y a los pocos minutos avanzás re bien. El camino es en subida, pero leve, y los crampones cumplen la función esencial de hacer que no resbales. El golpe contra el hielo es igual que caer contra un cerámico, sólo que éste tiene grietas filosas y vos estás supercongelado.

16
Grieta en el glaciar Perito Moreno, en Parque Nacional Los Glaciares, Provincia de Santa Cruz, Argentina – Abril 2016

El color de las grietas es del turquesa que ven en la foto de arriba, es increíble cómo lo incoloro del agua puede verse tan mágico. La tierra que se ve en el hielo es porque es una de las grietas cercanas a la costa, cuando estábamos más alto en el trekking mi atención dejó de estar en el suelo. Casi toda la primera parte me la pasé mirando para abajo porque en la charla del barquito nos contaron que existe un ser que vive en y del glaciar; le dicen “la perla de los Andes” o “dragón de la Patagonia” (el nombre científico es Andiperla willinki), es un insecto que se alimenta de bacteria que trae el viento. Y no es que sea fanática de los insectos, pero sentía mucho respeto por aquella vida capaz de desarrollarse en un contexto tan hostil, y quería reconocerlo con los ojos. Lamentablemente no pude.

Cuando dejé de mirar al suelo, me di cuenta que estaba adelante de todo el grupo, a la par del guía con el que -efectivamente- teníamos onda, hablando de la posibilidad de irme a vivir a El Calafate. Es una constante querer quedarme en el lugar del viaje, pasa que disfrutar tanto de estar ahí no encajaba con tener que volver a llano…

14b
Trekking sobre el glaciar Perito Moreno, Parque Nacional Los Glaciares, Provincia de Santa Cruz, Argentina – Abril 2017

Casi al finalizar el trekking, justo cuando ya estaba por dejar de sentir frío y caminaba más segura que descalza, el otro guía nos hace señas de que nos acerquemos a él y nos entrega un vaso a cada uno. Matías, el guía con el que yo había estado hablando, trae una botella de whisky y, antes de servirnos, nos pone un trocito de glaciar en el vaso -un hielo- y nos regala un bon-bom. Brindamos, di un último pantallazo al contexto monocromáticamente blanco y emprendimos la bajada.

Volvimos al hotel 9 horas después de haber salido, cansadas, y con la sonrisa dibujada.

 

¿Cómo llegar?
En auto: desde El Calafate hay que ir por RP 11 (80 km de pavimento) hasta la entrada del Parque | RP 11 y RP 8 hasta Puerto Bandera (47 km) | A Lago Roca (50 km) se puede acceder por la RP  11 en dirección hacia el Glaciar Moreno, desviándose a la izquierda por la RP 60 (ripio) hasta conectar con la RP Nº 15 (ripio).
Otros medios de transporte: El Calafate cuenta con aeropuerto internacional y recibe ómnibus desde Río Gallegos, capital de la provincia de Santa Cruz. Allí se puede alquilar auto, contratar excursiones y abordar los servicios diarios de ómnibus a Glaciar Perito Moreno, Lago Roca y El Chaltén, portal de la zona norte del parque.