La Estatua de la Libertad, los inmigrantes y un crucero por el Hudson

Tuve que amanecer temprano, como casi todos los días en Nueva York, bañarme rápido y salir a pie hasta el subway más cercano a la 51 st y 5 av., rumbo al primer punto del día. Hoy, la tan famosa: Estatua de la Libertad.

La libertad iluminando el mundo (en inglés: Liberty Enlightening the World; en francés: La Liberté éclairant le monde), conocida por todos como “la Estatua de la Libertad”, es uno de los monumentos más famosos de Nueva York, de los Estados Unidos y de todo el mundo. Esta estatua fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en 1886 para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos; se inauguró el 28 de octubre de 1886 y es obra del escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi. La estructura interna fue diseñada por el ingeniero Alexandre Gustave Eiffel (sí, el de la torre de París).

Antes de contarte mi expeiencia quiero hacer una aclaración: hay 2 opciones de ver la estatua de cerca. Una es gratis, y la otra se abona. La diferencia es que con una llegás a Staten Island (donde está la estatua de la libertad) con un ferry público que conecta diferentes partes de Nueva York; y con la otra abonás un crucero que además incluye la visita al monumento, el desembarco en la Isla de Ellis, y una entrada al museo de los inmigrantes.

Desde antes de llegar a Nueva York tenía la idea de sacar la CityPass (una cuponera de descuentos y entradas a diferentes atracciones) y así lo hice en mi primer visita al Empire State. Esta cuponera, incluía la experiencia “Statue Cruises” (que es la opción paga para ver la estatua) y es de la que les voy a contar mi experiencia.

La opción gratuita: Hay varios ferrys a Staten Island que opera diariamente y transportan cerca de 60.000 personas (incluyendo turistas) por día.  Los ferries parten cada 30 minutos aproximadamente -dependiendo de la época del año- a lo largo del río Hudson. Si querés tener horarios precisos para la fecha de tu viaje visitá siferry.com y mirá la programación completa.
El viaje en ferry hacia Staten Island dura aproximadamente 25 minutos. 

La opción paga: Los horarios de los ferries para visitar las islas de la Estatua de la Libertad y de Ellis se inician a partir de las 8:30 horas de la mañana, con último servicio de ida a las 16:30 horas. Los precios del Ferry: u$18 (adultos), u$9 (niños de 4 a 12 años), $14 (mayores de 62 años), ya incluída en el CityPass.
El tiempo en el recorrido lo maneja uno, porque se puede estar el tiempo que quieras en cada una de las islas.

Alejandra (mamá), y yo. A bordo del Statue Cruises, 10 de Septiembre de 2017

UN TIP CLAVE PARA EL STATUE CRUISES: Llegar temprano.
Si estás en el primer grupo de ingreso del día, en la boletería te preguntan si querés ingresar al pedestal y te regalan una entrada para que ingreses gratis. Se puede subir por ascensor y por los 128 escalones que lo separan de la base. Es muy linda experiencia caminar la estatua por adentro; y de esta forma sólo tenés que pagar si querés subir hasta la corona.

El recorrido hasta Staten Island es precioso, y a nosotras nos tocó un clima increíble (más que recomendado un septiembre en la gran manzana); a los pocos minutos de zarpar se tiene una panorámica perfecta de la Skyline de Manhattan, y el crucero empieza a darnos datos (sólo en inglés) de la visita que estamos por realizar.

OTRO TIP: No te vuelvas loc@ buscando una buena foto desde el barquito si vas a descender, el escenario es ampliamente más impresionante desde la isla, y si me hiciste caso con el tema de llegar temprano, vas a tener un buen rato sin gente para lograr tu instantánea perfecta (tené en cuenta que el tramo donde el barco está más cerca de la isla la estatua se ve de espalda).

Las buenas fotos cuestan, pero si el día te ayuda, vas a tener unas instantáneas increíbles de esta mujer de piedra que inspira libertad (incluyen tiradas al suelo para tener un mejor ángulo).


La Estatua de la Libertad, además de ser un monumento importante en la ciudad de Nueva York, se convirtió en un símbolo en Estados Unidos y representa, en un plano más general, la libertad y emancipación con respecto a la opresión.

Desde su inauguración, la estatua fue la primera visión que tenían los inmigrantes europeos al llegar a Estados Unidos tras su travesía por el océano Atlántico. En términos arquitectónicos, la estatua recuerda al famoso Coloso de Rodas, una de las siete maravillas del mundo. Fue también nominada para las nuevas maravillas, donde resultó finalista. Desde el 10 de junio de 1933 el Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos se encarga de su administración.

OTRO TIP: Cuando estés en el interior de la estatuta, ya habiendo llegado al pedestal (luego de haber subido por el ascensor o los 128 escalones), andá para el lado izquierdo de la puerta de la salida al balcón, y mirá para arriba. Hay un cuadrado de vidrio que deja ver cómo es la estructura desde adentro. Y si conocés la torre de París, no te va extrañar esta imagen diseñada por el mismo maestro Eiffel.

En la isla te podés quedar todo el tiempo que quieras, pero sólo tenés para visitar la estatua (con 3 niveles de ingreso: base, pedestal y corona) y un giftshop para hacerte de algún regalo o recuerdo. Una vez que recorrimos toda la base y el pedestal, disfrutamos la vista de la skyline y sacamos las fotos pertinentes, volvimos al embarcadero donde nos dejó el crucero y seguimos viaje hacia la Isla de Ellis.

ELLIS ISLAND

Desde el 11 de mayo de 1965, Ellis Island es parte del Monumento Nacional que conforma la Estatua de la Libertad, y su uso se limita a funciones exclusivamente turísticas.

El edificio principal de la ilsa es el único abierto al público de las tres docenas de construcciones existentes. Fue reabierto en septiembre de 1990, después de una restauración que costó más de 160 millones de dólares y dio nacimiento al museo de los inmigrantes.

El Museo de los inmigrantes: Hace más de 120 años se abrió la principal aduana de Nueva York, hoy convertida en una atracción turística que quiere explicar lo cosmopolita de la ciudad. Se trata de todo un museo de los orígenes de Estados Unidos: la inmigración. Hasta 1954, unas 12.000 personas llegaron a pasar diariamente por ese lugar en busca de una América que los recibía, en esos momentos, con los brazos abiertos. 

Guestbook gratuito en el Museo de los Inmigrantes, 9 de septiembre 2017

Además de entender muchos porqués, lo que más me gustó del museo fueron 2 cosas que vengo a ilustrar con imágenes. Primero, la posibilidad de enviar por mail -desde unas computadoras alojadas en la planta baja y a la izquierda del vestíbulo- una constancia de nuestra visita a la isla. Soy de coleccionar souvenires poco comunes, y este me encantó. Además tenés la posibilidad de enviar el link a tu familia dejando la constancia familiar de tu apellido.

Lo segundo que me gustó mucho del museo es el memorial que hay en el patio interno con la lista de todos los nombres de los inmigrantes que llegaban por aquellos tiempos. El contexto en el que está situado y el valor que se le dió a los recién llegados lo vuelven una linda parada donde frenarse a repensar.

En la foto están los “Berardi”, mi apellido.

 

Una vez visitado el museo, no queda nada por hacer en Ellis Island, asique basta con salir por donde se entró para ver a uno de los cruceros que te llevan nuevamente a Manhattan. El tramo que resta es de 15 minutos aprox.

Espero que te haya servido este posteo para decidir sobre tu próximo viaje a Nueva York. Si tenés alguna duda o querés que te ayude a armar el itinerario de tu viaje escribime haciendo clic acá o mandame un mail a leerdelviaje@gmail.com

Para leer más posteos de NYC hacé clic ACÁ

2 comentarios en “La Estatua de la Libertad, los inmigrantes y un crucero por el Hudson

  1. Hola! Gracias por tu relato! Estoy a 9 días llegar a NY, es mi primera vez. Voy cumpliendo un sueño de años.
    Tengo el NYPass…. y me encantaría subir al pedestal. El llegar temprano no es problema para mi!!! Mi duda es, a q hr consideras que debo llegar? 7:00-7:30??? y en la taquilla me ofrecerán el pase al pedestal o tengo que pedirlo??? Me lo ofrecerán igual si tengo el NYPas??? A esa hr hay boletos disponibles para subir a la corona, y cuanto cuestan? Gracias y espero que puedas responderme.

    • Hola Xime ¿Cómo estás? ¡Que bueno que ya te vas, falta re poco! 😀
      Te cuento, yo llegué 07:30 hs, antes de que saliera el primer crucero, no había nadie en la fila para entrar, y de hecho entré casi primeras al barco cuando abrieron las puertas (lo bueno de madrugar, en la ciudad que nunca duerme). Creo que si llegás a esa hora, y en estas fechas, no vas a tener problema. En la boletería donde fui a canjear mi cupón de la CityPass (que incluía la entrada), me preguntaron si quería subir al pedestal (me lo ofrecieron ellos, no les pregunté yo) y cuando les dije que sí me dieron la entrada que decía $0. Por lo que averigué ahí, les preguntan a todos los del primer barco, hasta que se quedan sin entradas gratis. Para subir a la corona se que hay que reservar con anticipación, yo no fui asi que no tengo mi experiencia para contarte como es, pero podés fijarte acá: http://www.statuecruises.com (ahí venden los boletos para los 3 tipos de visita, y están los precios y horarios). Entiendo que con todos las cuponeras tenes los mismos beneficios.
      Espero que te haya servido mi respuesta y ¡BUEN VIAJE! Es una ciudad increíble <3

Deja un comentario