Foto-relato: Un viaje de 2 mil kilómetros por Perú | Parte 1: Costa y Desierto

En diciembre del 2016 me entregaron el título de abogada en la UBA, un año después de haber rendido la última materia. Ese día, mi papá me dice que -como regalo por mi logro- me quería llevar de viaje a Machu Picchu.

Me puse en campaña para averiguar TODO, pasajes, hospedajes, cómo movernos, qué visitar además de Machu, cuánto tiempo necesitábamos para cada cosa, qué llevar, etc, etc. La verdad es que me volví bastante loca, pero una vez más, los #BlogsDeViajes me solucionaron las ganas, y me trajeron un nuevo problema: quería conocer demasiadas cosas en Perú y no teníamos muchos días -ni tanto presupuesto.

Comparando aéreos y precios, me di cuenta que era mejor -mejor para mi que quería conocer todo y no gastar tanta plata- sacar 2 pasajes a Lima y alquilar un auto para manejar hasta Cusco y sumarle un pasaje de Cusco a Lima para la vuelta, que sacar 2 pasajes directamente a Cusco. Es decir, cada aéreo a Lima (desde Buenos Aires) nos salió $6.480 (siempre estoy hablando de pesos argentinos), $12.960 los dos; y cada pasaje a Cusco salía $11.420. Con los $9.880 que no gastamos en sacar 2 pasajes directos a Cusco, pagamos el 90% del alquiler del auto que nos transportó 2.000 kilómetros entre rutas increíbles al costado del mar, del desierto, de la montaña y de los valles. Los dos aéreo de Cusco a Lima los pagamos $1.250 cada uno. De nafta fueron aproximadamente 350 soles (u$115 dólares, $1.840 pesos argentinos). En total, fueron $5230 más que si hubiésemos volado directo, pero fue la mejor decisión sin duda. Volví sintiendo que realmente sentí, experimenté y viví Perú. Fue el viaje más intenso de mi vida, el más mágico y uno de los más movilizadores.

La historia se divide así:

En este Posteo: Lima | Pantanos de Villa | Chilca | Paracas | Reserva Nacional de Paracas | Huacachina | Nazca

En Foto-relato: Un viaje de 2 mil kilómetros por Perú | Parte 2 Montaña: Chalhuanca | Abancay | Urubamba | Pisac | Ollantaytambo | Cusco

En Foto-relato: Un viaje de 2 mil kilómetros por Perú | Parte 3 Machu Picchu: Aguas Calientes (Machu Picchu pueblo) | Machu Picchu (montaña, ciudadela y recorrido).

20170410_130758
Cruzando la Cordillera de los Andes, a la altura de Mendoza, desde Buenos Aires a Santiago de Chile, 10 de abril de 2017

Después de cruzar la cordillera hicimos escala de una hora en Chile, y de ahí directo a Lima. Desde Buenos Aires a Perú tardamos 5:30 horas.

DÍAS 1 Y 2

– Lima

En Lima nos hospedamos en el Chucuito, que en realidad no es Lima, es el distrito de El Callao, y llegamos ahí por mi manía de elegir los accidentes geográficos. Yo busco alojamientos en Booking o Airbnb y los veo directamente en el mapa, y haciendo eso, encontré que no tan lejos del aeropuerto había una península que, salvo al Este, para todos lados limita con el mar -sí, como toda península-  y que tiene en la punta un hostel que tuve que reservar por la vista.

20170411_161846
Vista (a la derecha) del puerto desde el balcón donde se desayuna, Distrito de Chucuito, Callao, Perú – 11 de abril 2013
20170412_082458
El desayuno de Rosita, Distrito de Chucuito, Callao, Perú – 11 de abril 2013
20170411_182146
Vista (a la izquierda) del atardecer desde el balcón donde se desayuna, Distrito de Chucuito, Callao, Perú – 11 de abril 2013

Estuvimos 2 noches y recorrimos: Barranco, San Isidro, La Punta y Miraflores. La punta es la parte balnearia del Chucuito, y aunque llegamos de casualidad es una de las cosas que más me gustó. Tal vez por la temporada -fui cuando arrancaba el invierno aunque estaba vestida con short y remera- pero había muy poca gente y se podía pasear muy tranquilo.

20170411_092704
La Punta, Chucuito, Perú – Abril 2013
20170411_093303
La Punta, Chucuito, Perú – Abril 2013
20170411_092518
La Punta, Chucuito, Perú – Abril 2013
20170411_091740
Distrito de Chucuito, Callao, Perú – 11 de abril 2013

La última noche nos pasó a buscar Miki, un amigo del cuñado de mi papá, porque quería llevarnos a conocer la ciudad. Con él fuimos a Barranco, que es lo que más me gustó, por la onda y estilo bohemio; se parece a San Telmo en Buenos Aires, o al aire que se respira en La Rambla de Barcelona. Además, de una cena riquísima desde una de las terrazas del barranco, tuvimos los tres una charla increíble sobre seres de otro planeta, y Miki nos agregó un nuevo destino en la ruta. Después fuimos a pasear por el Parque del Amor, en Miraflores.

Mi recorrido por Lima lo pueden leer en esta entrada: “Lima: mi recorrido ideal (en un día a galope)”

IMG-20170412-WA0011
Mi papá y Miki, en Barranco, Lima, Perú – 11 de abril 2013
IMG-20170412-WA0012
Mi papá y yo en la Plaza del Amor, Miraflores, Lima, Perú – 11 de abril 2013

 

DÍA 3

– Refugio de Vida Silvestre los Pantanos de Villa

La segunda mañana que pasamos en Perú arrancamos temprano y nos llevamos a un mochilero que habíamos conocido la noche anterior para Los Pantanos de Villa, una reserva que queda de camino para donde íbamos (parada obligada si sos amante de las aves), a 32 kilómetros de Lima. A las 11 de la mañana ya nos habíamos despedido de Emiliano y partimos para Chilca por la misma ruta, la Panamericana Sur, que nos va a acompañar hasta Nazca (la última parada de esta primer parte del fotorelato).

20170412_104734
Mi papá, Emiliano y yo (con un orzuelo que me acompañó medio viaje) en el Refugio de vida silvestre Los Pantanos de Villa, Lima, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_104342
Refugio de vida silvestre Los Pantanos de Villa, Lima, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_113453
De tal palo… Mi papá y yo, en la laguna color esmeralda que está al final del recorrido 3 en Refugio de vida silvestre Los Pantanos de Villa, Lima, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_113346
División entre la laguna y el mar en Refugio de vida silvestre Los Pantanos de Villa, Lima, Perú – 12 de abril del 2017

Desde los pantanos manejamos 43 kilómetros más para el Sur y llegamos a Chila, lugar del que sólo sabíamos que teníamos que ir, eso dijo Miki anoche durante la cena.

– Chilca

En este pueblo pasan cosas extrañas, y nos dimos cuenta ni bien llegamos porque había extraterrestres por todos lados, eran muñecos naranjas, pero de alguna manera te hacían sentir que vos era el “extra” en ese lugar… La cosa es que en Chilca hay 2 lagunas con poderes especiales (supuestamente espaciales).  Una es La Milagrosa, de color muy verde musgo (debido al azufre y al yodo) con propiedades curativas; la otra también verde pero más pálida se llama La Mellicera, y tiene el poder de hacer engendrar mellizos, así como se lee…  El lugar es conocido internacionalmente -me enteré ahí- por ser propicio para el avistamiento de OVNIs.

Les comparto en esta entrada mi experiencia en Chilca y más datos sobre estos amigos del espacio: Chilca, el pueblo extraterrestre donde procrear mellizos y avistar ovnis

20170412_132140
Laguna La Milagrosa en Chilca, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_132108
Laguna La Milagrosa en Chilca, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_134258
Laguna La Mellicera en Chilca, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_134115
Laguna La Mellicera en Chilca, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_134327
Laguna La Mellicera en Chilca, Perú – 12 de abril del 2017

Compramos unas bananas enormes (que tenían otro nombre pero sabían a banana) antes de irnos y partimos para Paracas, destino final del día, a 192 kilómetros de donde estábamos ahora. Como no aguantamos el hambre paramos a almorzar a las 4 de la tarde en Pisco, a media hora del centro de Paracas, pero no lo recorrimos más que unas cuadras arriba del auto.

– Reserva Nacional de Paracas

Llegamos al hostel en la ciudad de Paracas a eso de las 5 de la tarde, dejamos las cosas y nos fuimos directo para la Reserva que queda a 10 kilómetros. No pudimos recorrerla entera porque se nos fue el sol, pero llegamos a ver lo que habíamos ido a buscar en la hora y media que la pudimos recorrer. Otra parada obligadísima para los amantes de las aves.

Esta tarde en la Reserva está contada en detalle en: Mar, desierto y atardecer en la Reserva Nacional de Paracas

20170412_174523
Reserva Nacional de Paracas, Paracas, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_172132
Reserva Nacional de Paracas, Paracas, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_173359
Reserva Nacional de Paracas, Paracas, Perú – 12 de abril del 2017
20170412_181612
Reserva Nacional de Paracas, Paracas, Perú – 12 de abril del 2017

Fuimos a cenar a un restauran sobre la costanera y cerramos la noche de un día agitadísimo tomando una cerveza en el balcón del hostel, viendo el mar, y hablando de lo muchísimo que nos estaba gustando Paracas y de las pocas ganas de abandonar la ciudad al día siguiente.

20170412_205858
Paracas, Perú – 12 de abril del 2017

DIA 4

– Paracas

Nos despertamos y empezaba a llegar la gente. Era sábado de semana Santa y Paracas el lugar balneario por elección de los que viven en Lima y alrededores; además de una playa mundialmente conocida. Desayunamos viendo pelícanos y nos fuimos a recorrer la ciudad, que en realidad se parece más a un pueblo. Almorzamos después de un hermoso chapuzón en las aguas del pacífico que -debido a la marea roja- estaba bastante tibia y a eso de las 4 de la tarde partimos para Huacachina. Ninguno de los dos nos queríamos ir, asique la estiramos lo más posible aún sabiendo todos los kilómetros de ruta que le quedaban al día.

Enterate porqué me gustó tanto Paracas en este posteo: ¡Quedate igual, Paracas!

20170413_125359
Paracas, Perú – 13 de abril del 2017
20170413_094336
Paracas, Perú – 13 de abril del 2017
20170413_105802
Paracas, Perú – 13 de abril del 2017
20170413_112616
Paracas, Perú – 13 de abril del 2017

Desde Paracas al oasis de Huacachina hay 75 kilómetros, y la ciudad de ICA es un paso obligado en el medio (obligado por el camino, no tanto por lo atractivo).

– Huacachina (el oasis de América)

Imaginte un lugar en medio de un desierto arenoso interminable, donde el agua de color verde esmeralda, una vegetación compuesta por palmeras, eucaliptos y los típicos huarangos, y un impresionante paisaje rodeado de dunas están presentes; además, agregale puestos de artesanos, restaurantes, hostales y bares bordeando el agua… Todo eso es el oasis de Huacachina. A este lugar mágico se lo conoce como el “Oasis de América” porque es uno de los pocos oasis naturales del continente. Nosotros llegamos justo para el atardecer, por eso las fotos no son las mejores pero el recuerdo que nos quedó a nosotros sí.

Nuestra experiencia en el oasis de Huacachina, cómo llegar, y qué hacer lo podés leer en: Huacachina: un oasis (literal) en el desierto peruano

20170413_181127
Huacachina, Ica, Perú – 13 de abril del 2017
0011955631-770x380
ASÍ LO VEÍA YO: Huacachina, Ica, Perú (foto de internet)

Nos fuimos del oasis cuando ya era de noche y manejamos 146 kilómetros hasta nuestra próxima parada: Nazca.

Día 5

– Nazca (Lineas de Nazca)

Llegamos a la ciudad y nos sorprendió que los dibujos zoomorfos que los antiguos nazcas tatuaron en el suelo -y que nosotros fuimos a visitar- esta representados por todos lados: pisos de calles y plazas, nombres de hoteles, carteles de restaurantes, semáforos, remeras, souvenirs, excursiones, publicidad gráfica, alfombras, empapelados y hasta en los menúes de desayuno. Y claro, era una ciudad en medio del desierto que no para de recibir turistas enamorados de la arqueología y la curiosidad.
La líneas son una locura, no se puede creer que aún sigan intactas, ni la prolongación que ocupan. Nos demoró sólo la mañana visitarlas porque, en realidad, no teníamos más tiempo. Este día dejábamos la carretera Panamericana Sur que va por la costa, y nos entrábamos en la carretera Panamericana 3, que va todo por la montaña. Nuestro próximo destino: Chalhuanca, a 343 kilómetros de Nazca (que se hacen en 6 horas y media por la dificultad del camino).

Hay varias formas de visitarlas que te las cuento en el posteo, donde también explico cómo llegar, cuanto tarda la vista y cuánto cuesta: Una mañana tratando de asimilar las Lineas de Nazca

20170414_093023
Siendo un puntito en el Desierto de Nazca, Nazca, Perú – 14 de abril del 2017
20170414_095913
Líneas de Nazca, Nazca, Perú – 14 de abril del 2017
20170414_095040
Mirador de las Líneas de Nazca, Nazca, Perú – 14 de abril del 2017
20170414_100345(0)
Líneas de Nazca, Nazca, Perú – 14 de abril del 2017

 

Seguí leyendo en: Foto-relato: Un viaje de 2 mil kilómetros por Perú | Parte 2 Montaña y el Valle Sagrado de los Incas

 

 

 

0 comentarios en “Foto-relato: Un viaje de 2 mil kilómetros por Perú | Parte 1: Costa y Desierto

Deja un comentario